1 November 2021 | 7 minutes.

Cómo una moneda digital impulsa el reciclaje en América Latina

Parque de la Sabana, San Jose, Costa Rica First Guinness World Record attempt for most plastic bottles to be recycled in 8 hours.

Photo: ecoins, 2018

Share

Karla Chaves
Co-Founder and Regional Director, ecoins. Costa Rican. Strategic communicator and social entrepreneur.
Paulina Godínez Estrada
Junior Consultant at REVOLVE Circular
Sören Bauer
President - Revolve Circular

Karla Chaves, Co-Founder and Regional Director, ecoins. Costa Rican. Strategic communicator and social entrepreneur.

Paulina Godínez Estrada, Junior Consultant at REVOLVE Circular

Sören Bauer, President - Revolve Circular

Ecoins es una empresa con sede en Costa Rica dedicada al reciclaje de residuos domésticos, con una moneda digital. Actualmente ecoins está presente en Colombia, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua y Perú. REVOLVE Circular habló con Karla Chaves, Directora regional de ecoins para descubrir más.

Podrías contarnos un poco más sobre ecoins, ¿cómo nació la iniciativa, su filosofía y cuál es su objetivo?

Como menciona Ellen Macarthur, para arreglar el clima, necesitamos arreglar la economía. Por ahora nuestros indicadores de circularidad son francamente malos, y la más clara evidencia es que el 90% de los residuos no tienen una gestión correcta y terminan en rellenos sanitarios o un paradero desconocido. Nuestro objetivo debería ser entonces, pasar de una economía lineal que se enfoca en extraer, producir, consumir y descartar a un modelo más inteligente, moderno y responsable, el de la economía circular, que permite mantener ciclos de vida más extensos de productos y materiales optimizando su valor de uso al máximo.

Nuestra tarea está en procurar las condiciones para que la población tenga la posibilidad de educarse para rechazar, reducir, reusar, y que las empresas rediseñen sus procesos para que sea posible reparar, refabricar, reciclar y finalmente coprocesar materiales de forma que se reduzca sensiblemente la huella ecológica y de carbono del sector productivo y del consumo a niveles que den espacio a la regeneración.

Ecoins nació como el instrumento para facilitar esta transformación, es la moneda que premia el compromiso con el reciclaje, es el incentivo para que las personas empiecen a pensar en el valor de los materiales que descartan e inicien el aprendizaje de nuevos hábitos. Es el mejor programa de lealtad para fortalecer la economía circular con la participación de toda la cadena de valor.

Recientemente obtuvimos la calificación A en la evaluación Circulytics de la Fundación Ellen Macarthur.

En este momento, el sistema de ecoins ayuda principalmente a reducir y reciclar los residuos domésticos. ¿Consideras que este sistema también puede contribuir a un consumo menor y más sostenible? Si tu respuesta es sí, ¿cómo?

Los ecofans o usuarios de ecoins reconocen el valor de los residuos, realizan el proceso de separación en la fuente y así, identifican qué materiales no tienen valor de recuperación y los evitan en la medida de lo posible; consultan, aprenden, se educan, porque han hecho ese inventario personal en la fuente. Los ecofans se convierten en personas más sensibles a los impactos ambientales de sus residuos mal tratados y a los impactos sociales positivos de la buena gestión, especialmente respecto al apoyo del empleo local.

Con ecoins se puede ver el antes y después del trabajo en los centros de valorización, el impacto social de un modelo de economía circular también es apreciable porque es intensiva en mano de obra, es perfecta para la creación de nuevos empleos para toda la pirámide, desde los recolectores de residuos valorizables que están en la base, hasta las empresas transformadoras que investigan y desarrollan nuevos materiales y encuentran novedosos usos a los materiales existentes. Sin duda, otro evidente beneficio social y ambiental es la mejora en la salud por la reducción de la contaminación por residuos sólidos que reduciría no solo la presión sobre los rellenos sanitarios y los ecosistemas naturales, sino que aminoraría la emisión de gases efecto invernadero provenientes de los residuos en descomposición, especialmente los orgánicos que son mezclados con los inorgánicos.

Collection Centre La Carpio (a women-led collection center), San Jose, Costa Rica. Activity in collaboration with partners to promote recycling and proper nutrition in La Carpio area. People earned ecoins for their delivery of recyclable waste, which they could exchange for food products. Photo: ecoins, October, 2018

¿Con cuántas marcas trabaja ecoins actualmente? Al ser una empresa, ¿cuáles son sus estándares para aceptar compañías u organizaciones cómo miembros de ecoins? y ¿qué acciones han tomado para evitar convertirse en un vehículo de green-washing?

Actualmente tenemos acuerdos de colaboración con más de 200 empresas en 5 países, de ellas el 75% son pymes, y muchas de ellas lideradas por mujeres.

Somos una empresa social, que debe ser sostenible para maximizar el impacto a más personas en más territorios. Todas las marcas que quieran ser parte de esta alianza deben completar un formulario con sus acciones de sostenibilidad para que podamos compartirlo con los ecofans, por ejemplo, uso de paneles solares, programas de responsabilidad social, certificaciones ambientales, etc.

Ecoins es un programa basado en la confianza, busca progreso, no perfección. Todas las empresas que llegan a nuestro ecosistema están buscando aportar a la creación de un impacto colectivo positivo, han aceptado el valor de la colaboración. Ellas buscan objetivos diferentes; a veces materia prima local para su producción, a veces cumplir con un compromiso global de recuperación de materiales, a veces conectar con nuevos consumidores concientes.

¿Alguna de las marcas miembros de ecoins está avanzando hacia un modelo de negocio más circular? Y, ¿hay alguna empresa que esté considerando el modelo de Responsabilidad Extendida del Productor (REP)? ¿Podrías brindarnos ejemplos?

En Costa Rica, Colombia y Perú existe legislación de Responsabilidad Extendida del Productor REP para algunos materiales como los electrónicos, las llantas, los medicamentos, por ejemplo. Sin embargo, apenas se están asignando metas para medir los cumplimientos. Mientras la política pública avanza, nosotros nos ocupamos educando y creando alianzas público-privadas que potencien los recursos existentes.

Por ejemplo, en Costa Rica la empresa de telefonía ICE y la de electrónicos Gollo apoya sus programas de recuperación en ecoins, y con muy buenos resultados. En el caso de las llantas de desecho hemos articulado una gran alianza con los Ministerios de Salud y de Ambiente, además de la Fundación Fundellantas y la empresa RITEVE que nos ha permitido recuperar 60 mil llantas para ser usadas en co-procesamiento en la industria del cemento.

Otro caso es la alianza entre la empresa farmacéutica Ferrer, el Ministerio de Salud, Punto Seguro y MPD, los gestores de medicamentos descartados. En dos meses de campaña se recuperaron más de 200 kg de medicamentos de los consultorios médicos, sin costo alguno para el estado, gracias a la logística reversa que hacen los visitadores médicos.

Basado en la experiencia de ecoins, ¿cuáles consideras que son las mayores barreras para la transformación hacia una economía circular en Centro América? Y, ¿cuáles son las oportunidades en la región para la economía circular?

Los desafíos son mayúsculos, sin embargo, las oportunidades son igualmente apreciables si se saben aprovechar.

La principal barrera es la falta de educación y reconocimiento del valor de los materiales post-consumo. Ecoins educa a sus usuarios constantemente al evidenciar que la economía circular no solo reduce el desperdicio, sino los costos productivos debido a la recuperación de materiales ya en uso. También ahorra recursos naturales clave como el agua y la energía, al tiempo que limita la producción de emisiones. La actual crisis de logística del comercio internacional es un momento perfecto para recuperar lo que ya está en uso y poner en marcha las bondades de este modelo económico basado en el máximo aprovechamiento de los materiales y los recursos, empezando en el diseño.

Veamos el ejemplo de Costa Rica que tiene un 98% de fuentes de energía renovable, pero si esta energía se usa para producir y generar más residuos, pecaríamos de torpes porque estaríamos borrando con el codo lo que hacemos con la mano. En este momento teniendo esa ventaja frente al resto del mundo en materia de generación de energía limpia, la pregunta es: ¿cómo transformamos la producción y el consumo para que sean circulares y de esta manera se disminuya la demanda energética actual y futura?